A pesar que los tiempos han cambiado y que las industrias han evolucionado, las empresas se mantienen fiel a ciertos pilares fundamentales en lo que ha marketing respecta, estamos hablando de las 4P, teoría que nació en 1960 de mano de Jerome McCarthy.

Buscando responder preguntas referentes a la propuesta de valor de un negocio, además de estudiar a fondo las necesidades del consumidor considerando el precio y la plaza.

Si ya comenzaste a hacer un plan de marketing toma un momento para evaluar y definir las 4P, estas te beneficiarán en gran medida, te recomendamos comenzar por :

Producto ya que es el elemento más importante y el que en definitiva le dará sentido, existen dos tipos de productos los tangibles y los tangibles, para orientarte un poco en la definición de producto intenta responder las siguientes preguntas ¿Qué vendes? ¿Qué necesidades satisface? ¿Cuáles son las características del producto ? ¿Qué otro valor agregado obtiene el cliente en su adquisición? ¿Cuál es su ventaja competitiva? de esta manera los defines y conoces a cabalidad tu negocio para poder expresarlo.

Ahora es el momento de hablar del Precio esta tal vez pueda ser la P más difícil de definir o establecer, por que la idea es poner un precio justo a cierto producto, para esto piensa en no defraudar al consumidor pero en seguir haciendo rentable tu negocio, en esta P también puedes realizar algunas preguntas que te ayudarán a definir ¿ Es tan bueno el producto como para pagar más por el? ¿Hay precios fijos o referencias que te permitan jugar con los precios? ¿Bajar el precio me posicionará?.

En lo que respecta a Plaza se refiere al lugar del mercado donde se podrá encontrar tu producto y/o servicio para esto debes definir : Canales, transporte, almacenamiento, costos de envío, rentabilidad, variables relacionadas a la ubicación y distribución.

Promoción, esta tal vez es una de las P más entretenidas, la promoción es necesaria para aumentar la visibilidad de nuestro producto y de esta forma aumentar las venta, analiza las técnicas o medios por los cuales dar a conocer tu propuesta de valor. Estudia la conducta del consumidor y verás algunas señales para orientarte.

Ahora que ya tienes las preguntas claves es hora de responder y emprender!